Menú Superior
TwitterFacebook
Menú

Obra Social

 

INTRODUCCIÓN

La Hermandad de Nuestro Padre Jesús del Calvario, Nuestra Señora del Mayor Dolor y San Lorenzo Mártir, como Asociación Pública de Fieles, con personalidad jurídica pública, constituida en la Diócesis de Córdoba, al amparo del Código de Derecho Canónico, tiene establecida en sus Reglas, como una de sus finalidades, la realización de una obra caritativa y social.

Esta obra social, siguiendo el ejemplo de Jesús, tiene como objetivo cultivar el amor al prójimo: fomentando una verdadera hermandad entre los cofrades y una efectiva dedicación en servicio de todas las personas, especialmente a los enfermos y necesitados.

Para esto, se colabora con la Parroquia, con Cáritas y con otras instituciones y además, se realizan diversas actividades en favor de los más necesitados.

OBRAS DE REFERENCIA

Como se ha dicho anteriormente, en la Hermandad del Calvario, cumpliendo con lo establecido en sus Reglas, se realiza una serie de actividades encaminadas a hacer el bien a todas las personas que lo necesitan.

Con estas actividades se pretende dar vida, en la actualidad, a aquellas obras de misericordia, que Nuestro Padre Jesús del Calvario y su Madre Nuestra Señora del Mayor Dolor realizaron en su vida terrena y que, desde el cielo, nos invitan a llevarlas a cabo.

Estas obras de misericordia, destinadas a todas las personas de la sociedad, se pueden agrupar en espirituales y en corporales.

Las espirituales son: Enseñar al que no sabe. Dar buen consejo al que lo necesita. Corregir al que yerra. Perdonar las injurias. Consolar al triste. Sufrir con paciencia los defectos del prójimo. Rogar a Dios por vivos y difuntos.

Las corporales son: Visitar y cuidar a los enfermos. Dar de comer al hambriento. Dar de beber al sediento. Dar posada al peregrino. Vestir al desnudo. Redimir al cautivo. Enterrar a los muertos.

 

OBRAS DESARROLLADAS

Para desarrollar estas obras de misericordia en nuestra Hermandad, se programan y se realizan anualmente las siguientes acciones:

  1. Actos de formación religiosa y cultural:

Miércoles del Calvario. Conferencias que durante la Cuaresma y el Adviento sirven para que los hermanos y el público en general conozcan aspectos de la vida de las Cofradías en sus aspectos religiosos, artísticos, sociales y culturales.

Primeros viernes de mes. Cada primer viernes de mes se realiza el ejercicio del Santo Via Crucis, acto piadoso peculiar y específico de nuestra Hermandad, que originó su fundación. Este ejercicio espiritual acompaña a la Misa mensual de hermanos.

Catequesis. Miembros de la Hermandad participan como catequistas y catecumenados en la catequesis que la Parroquia realiza a lo largo del curso pastoral (catequesis de primera comunión y de confirmación, y cursos prematrimoniales)

Charlas del Grupo Joven. Sesiones de formación y preparación de los hermanos más jóvenes del Calvario para que se integren en la Cofradía y se fomente su participación en los distintos actos de la Hermandad.

  1. Oración por los hermanos y las personas más necesitadas.

– En los cultos realizados por la Hermandad se reza por todos los hermanos, vivos y difuntos y por aquellas personas que lo necesitan de modo especial: En el Quinario del Señor, los Triduos de la Virgen y de San Lorenzo. En la Misa fundacional y las Misas de Regla, en la Misa de la salida procesional y en la Misa por los difuntos. En cada primer viernes de mes con el rezo del Santo Via Crucis y la Misa mensual de Hermandad.

  1. Convivencias de hermanos.

– Para la preparación de los cultos y de la salida procesional de la Hermandad.

– Con las Hermandades del Miércoles Santo.

– Con las Hermandades de la Parroquia en los actos conjuntos.

– Con las Representaciones de nuestra Hermandad en actos de otras Hermandades.

  1. Recogida y entrega de alimentos.

– La Vocalía de actividades caritativas y sociales está integrada en Cáritas parroquial.

– A lo largo del año, especialmente en Navidad, el Grupo Joven de la Hermandad realiza una recogida de alimentos en la entrada de supermercados del barrio. Estos alimentos se entregan después a Cáritas parroquial y a algunos hermanos necesitados.

– Con motivo del Tríduo de San Lorenzo Mártir, y con la celebración del Concierto solidario de villancicos, se realiza también una recogida de alimentos y de dinero, en su defecto, con la misma finalidad que las recogidas anteriores.

  1. Recogida de ropa y de material escolar.

– Al igual que los alimentos, el Grupo Joven de la Hermandad realiza una recogida de material escolar al comienzo del curso, que después se entrega a Cáritas y a otras entidades que atienden a los niños de las familias más necesitadas.

– Del mismo modo se procede con la ropa que se recoge.

  1. Dulces conventuales.

– Durante los días cercanos a la fiesta de la Inmaculada Concepción, se realiza una Muestra de dulces elaborados por los Conventos de la diócesis de Córdoba y de otras diócesis cercanas. De esta manera, se consigue con el esfuerzo de los hermanos y amigos que realizan la venta de los productos, que las monjas puedan financiarse y atender a su labor asistencial por los necesitados durante el año. También la Hermandad contribuye con Cáritas parroquial con la aportación de parte de los dulces de la muestra.

Por último, y no por esto menos importante, la labor que desarrolla nuestra Hermandad, al igual que las demás Hermandades y Cofradías, en el cumplimiento de sus objetivos: realización de los cultos y procesiones,  formación religiosa y fomento de la convivencia de los hermanos y la labor asistencial con los más necesitados, da lugar a la formación de un Patrimonio cofrade específico.

Este Patrimonio está constituido por elementos religiosos (formas de vivir la fe, oraciones, celebraciones eucarísticas y de piedad, etc.), artísticos (edificios, imágenes escultóricas, pictóricas, altares, pasos, cartelería, objetos de platería y de forja, composiciones e instrumentos musicales, elaboración de elementos de cera, decoración floral, indumentaria, etc.) culturales (formas de concebir la vida en la localidad, actividades populares, etc.) históricas (que aportan páginas específicas en la vida social) y artesanales (oficios que se mantienen gracias a la actividad cofrade)

Todo este Patrimonio cofrade genera una serie de actividades que mantiene a bastantes oficios, dando lugar a puestos de trabajo para la sociedad donde se realizan.

Podemos concluir, con toda propiedad, que todas las actividades que producen las Hermandades y Cofradías son por sí misma una gran OBRA SOCIAL.